Soledad, qué bonito nombre tienes

Cuando te quedas solo, tras cerrar la puerta, o colgar el teléfono, puede ser y es … maravilloso. Lo primero es maravilloso porque hablo del quedarte en soledad, no sentirse solo, que eso es otro (feo) cantar.

Hay un no se qué en la soledad, en el sentimiento de estar contigo mismo, de ofrecerte lo mejor de ti y ser tú. A mi me encanta estar sola, y con eso no quiero decir que no disfrute con la compañía de aquellos a los que quiero o los que me ofrecen momentos de sus vidas. ¡Me chiflan esos momentos! Y aún así soy muy feliz conmigo misma. Planeo mis momentos de soledad, hago y deshago, cocino, escribo, veo series que me entretienen, me tiro en el sofá, me voy a dar una vuelta, ME DISFRUTO. Es así como lo hago. Directamente pienso en la suerte que tengo de dedicarme unas horas a que la única que importe en ese momento sea yo.

Hay muchas personas que me he encontrado a lo largo de mi vida que no soportan la idea de no estar con gente, de quedarse solas en casa, o de irse al cine una noche. Puedo entender parte de esa necesidad imperiosa de estar con personas, y la entiendo porque cuando te quedas en soledad es inevitable hablarse, pensar, darle vueltas, sentir, soñar… quizá por eso no quieran quedarse consigo mismos… solo un quizás.

soledad-salud

También están los estigmas sociales, el “ir al cine solo es triste” o el pasar una tarde en casa sola es “aburrido”. Eso será porque tú lo quieres. Si quieres divertirte, ¿porque no lo haces? Está claro que para según que diversión, hacen falta más de uno, pero el conocerse a si mismo como para saber cuales son aquellas cosas que te gusta hacer solo… no tiene precio alguno.

Y aquí viene la parte de trabajo, de sentarse en silencio absoluto y pensar. Son cuestiones de sinceridad y honestidad. Puedes aprovechar y ser coherente con tus necesidades. Hay veces que anteponemos a los demás antes que a nosotros mismos. Que si voy a ayudar a mi madre a hacer recados, que si quedo con un amiga que lo está pasando mal, que si voy un poco antes al trabajo para terminar aquello que no terminé ayer, que si voy un segundito a comprar al super que no tengo cena para esta noche… miles y miles y miles de cosas que damos y ofrecemos a nuestro día a día, que son necesarias y/o bonitas, pero que nos restan energías y reportan poco a nuestro equilibrio mental, no saneamos nuestros cables, no nos damos mimitos, no nos cuidamos ni nos damos caprichos, y señores y señoras. ¿Quién nos cuida mejor que nosotros mismos? ¡O eso deberíamos hacer por lo menos una hora al día!

Luego ya vamos a momentos más duros, momentos de soledad, de sentimiento, y esa soledad se cura queriéndolo mucho, con mucha fuerza, y queriéndote mucho. La mayoría de nosotros nos hemos sentido solos alguna vez. Solos de pensar que no teníamos a nadie en quien confiar, en quién narices agarrarse en un momento de bajón, o con quién compartir una buena noticia. Puede que hayan sido minutos de soledad o meses … y este sentimiento amigos…  éste es de los que te queman, de los que lo aplastarías contra la pared y lo harías picadillo. No es bueno sentirse así y sobretodo no es recomendable dejarse abandonado en ese estado. Es fácil caer en el victimismo y en la comodidad de estar en continuo punto de atención para los que nos quieren. Para mi eso es ser egoísta y no haberse mirado con detenimiento. No haber descubierto lo precioso de los demás y haber dejado que la apatía y los colores apagados dominasen. ¡Fuera, no queremos eso! Queremos disfrutar de nosotros mismos para poder disfrutar y agradecer lo bonito de tener a nuestras personas preferidas.

Pero para volver a sentirse unido a las personas lo mejor es mirar alrededor, abrir los ojos y sentir a aquellos que tenemos a nuestro lado. Puede que sea uno, dos o 50, pero seguro que tenemos a alguien que nos da siempre la fuerza que quizá nosotros no hemos querido coger, que nos intenta alentar en los momentos complicados, y aquel que siempre está dispuesto a prepararnos un café o a sacarnos de casa a dar una vuelta. Entonces la compañía se vuelve placer y la soledad es para dejarla aparcada. 

Las dos caras de la soledad nos ofrecen aprendizajes y momentos donde nuestro ser crece y nosotros nos volvemos más bonitos, más reales, y más sinceros.

Practiquemos la soledad, la buena porque así nos conocemos, y la no tan buena porque así nos damos cuenta de quienes son los que de verdad importan.

Anuncios

2 comentarios

  1. El problema es que quizás muchas veces no quieres darte cuenta que personas que realmente son importantes para ti, tú no eres para ellos y por eso muchas veces la gente tiene miedo a la realidad. Muchas veces quedarte solo te hace llegar a una soledad que no es de las buenas. Pero yo ánimo a todo el mundo a ser fuerte y a querer conocer esa realidad que siempre se ha dicho que cuanto antes mejor.

    1. Muchas gracias por tu comentario Marta, y si, tienes razón en lo que dices, muchas veces es mejor abrir los ojos a la realidad, para así salir de las penas antes, porque seamos claros, muchas veces cerramos los ojos y no vemos lo que tenemos delante. Pero cuando ya lo hemos visto, quizá nos cueste asimilarlo un poco, pero después la libertad de volver a empezar es grande y reveladora. La soledad tiene dos caras, lo importante es saber cuando dejar la mala y comenzar a estar en la buena. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El rincón de floricienta

La vida no es más que estúpidos momentos de compleja irrealidad.

Lo que ellos no saben

"Lo que en la juventud se aprende, toda la vida dura"- Quevedo

Here Comes Sol

Literatura e inspiración

sinmiraraquien

El erotismo sobrevive a todo...

La luna que te mira

Imaginario personal...

Las Letras Inquietas de un Escritor Novel

Un espacio para dar a conocer novedades literarias y más...

Un lugar donde perderse para encontrarse

DEJA DE PENSAR Y SONRÍE, QUE TE VAS A HACER DAÑO

Manual de una Perfecta Desconocida

Intentando tapar el sol con un dedo

Letras para mentes desperfectas

Pensamientos y sentimientos, hechos letras.

Despues del sexo Blog

Siempre existe tiempo para todo

Patrimonio y familia

La construcción del futuro es mejor en familia

Once Coach

Transformando a las personas y a las organizaciones

Inteligencia Emocional & PNL

Inteligencia Emocional Practica para el Exito

ZALMAN5K

Agente de Cambio

Enredando lo sencillo

Enrevesadas reflexiones sobre el mundo que nos rodea

Enmicasajugamosasi's Blog

Just another WordPress.com site

Café Desvelado

Lo poco que sé de la vida se cuenta tomando un café

elbauldelcoach

Sueña tu vida y vive tu sueño ¡Cuenta conmigo!

A %d blogueros les gusta esto: