Juntos pero no revueltos

Cuando dejamos nuestro nido familiar, cuando nos vamos a estudiar a otra ciudad u otro país, las reglas del juego cambian. A veces algo y otras veces mucho. Yo he convivido con diferentes personas a lo largo de estos años y la verdad que no echaría fuera nada de lo vivido. Aunque algunas cosas hayan sido feas y malas, y dolorosas. Las amistades, los buenos ratos, las risas, y lo compartido compensan con creces absolutamente todo.

La convivencia puede llegar a marcar épocas maravillosas y aprendizajes excepcionales, que solo entiendes cuando has pasado por ello. Después de salir de tu mundo feliz (o no tan feliz) de la comida de mamá y todo limpito y aseado, pasamos a lugares complicados donde entran en juego los valores de cada uno. Y la verdad que a veces no entendemos nada de nada.

Lo mismo pasa cuando te vas con tu pareja, aquella que miras con ojitos y que te encanta estar a su lado … y que de igual manera habrá momentos en los os gustaría retorceros el pescuezo tipo Homer Simpson a Bart. Ultimamente he hablado bastante de esto con personas que van a comenzar a convivir en pareja o que simplemente se lo han planteado. Siempre hay dudas de si irá bien o no, si habrá cooperación o tendré que ser su sexychacho, si me mandará mucho o pasará de mi, que si se nos hará raro o será fantástico. Da miedo. Mucho. Porque aparte de pasar horas y horas juntos, es el momento de VIVIR …  JUNTOS ¡HORROR! a los chicos en este momento (y perdonad que haga uso de un estereotipo, pero es así) la colita se les esconde y empiezan a temblar porque piensan (a veces con razón, porque hay algunas mujeres que creen que el compatir piso se traduce en “ahora la única para ti soy yo, ni amigos ni familia, muajajaja”) que se ha acabado su gran vida de soltero.

Me gustaría deciros que es una tontada darle más importancia de la que tiene. Te vas a compartir piso con una persona que tú has elegido. Que se supone que te da cariño, te respeta, te escucha… ¿Qué puede dar miedo de eso? Ah… amigo, ya sé lo que da miedo, que no salga bien, que aparezcan trapos sucios, que haya esfuerzos que realizar, que haya paciencia que demostrar… pero es que, ¡Las relaciones tienes que currártelas! Como cuando, hace tiempo, oí en el autobús a unas chicas hablar de sus chicos. “¡Es que no hace nada, y para que lo haga mal, mejor que no lo haga!” (viva la confianza, si señora) Perdona, pero hay que valorar lo que cada uno ofrece. Está claro que ni todos hemos recibido la misma educación ni tenemos las mismas habilidades, pero ¿Sabremos reconocer las cosas buenas cuando estén ahí? ¿O solo sabemos ver las penurias y lo feo de los de nuestro lado?

 

 

dieta_en_pareja_01_0

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si alguien que no está acostumbrado a limpiar como si no hubiera un mañana no lo ha hecho nunca…  no pretendamos que lo haga ahora, pero si un día te da una sorpresa y te prepara la cena, agradéceselo porque es un detalle, detalle hecho para ti, y que para esa persona ha sido un esfuerzo de organización, dedicación y amor.

Todo esto lo digo en pos de una convivencia feliz y repartida de tareas. No me refiero a convivencia basada en vago o vaga que no hace nada y que pretende que además no provoque eso ningún enfrentamiento con aquella, o aquel, que le esté aguantando. En este caso, y si lo estás viviendo, lo mejor es que corras y salgas por donde entraste.

Algo muy importante que creo que es básico para cualquier relación sana es dejar espacio para la individualidad, porque cuando alguien coharta eso impides que esa persona sea ella misma. Aquello de “déjame tranquilo” es lógico que te lo digan cuando no haces más que estar cual papagayo repitiendo lo mismo día tras día, reproche o petición añadido. Creo que eso, trabajándolo, cambia. Si eres de los que no permites que tu chica se vaya a tomarse unas copas o a bailar moviendo las caderas con quien le plazca… no pidas después que ella no te diga nada si nunca comes en casa. En fin, podemos echar en cara todo lo que queramos, pero creo que si echas mano de la confianza, de la comprensión, y buscas un plan alternativo cuando tu compi de piso se busca planes externos, serás feliz cual perdiz.

Posdata: Compi de piso, gracias!!! 😀

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El rincón de floricienta

La vida no es más que estúpidos momentos de compleja irrealidad.

Lo que ellos no saben

"Lo que en la juventud se aprende, toda la vida dura"- Quevedo

Here Comes Sol

Literatura e inspiración

sinmiraraquien

El erotismo sobrevive a todo...

La luna que te mira

Imaginario personal...

Las Letras Inquietas de un Escritor Novel

Un espacio para dar a conocer novedades literarias y más...

Un lugar donde perderse para encontrarse

DEJA DE PENSAR Y SONRÍE, QUE TE VAS A HACER DAÑO

Manual de una Perfecta Desconocida

Intentando tapar el sol con un dedo

Letras para mentes desperfectas

Pensamientos y sentimientos, hechos letras.

Despues del sexo Blog

Siempre existe tiempo para todo

Patrimonio y familia

La construcción del futuro es mejor en familia

Once Coach

Transformando a las personas y a las organizaciones

Inteligencia Emocional & PNL

Inteligencia Emocional Practica para el Exito

ZALMAN5K

Agente de Cambio

Enredando lo sencillo

Enrevesadas reflexiones sobre el mundo que nos rodea

Enmicasajugamosasi's Blog

Just another WordPress.com site

Café Desvelado

Lo poco que sé de la vida se cuenta tomando un café

elbauldelcoach

Sueña tu vida y vive tu sueño ¡Cuenta conmigo!

A %d blogueros les gusta esto: